¿Qué le sucedió a los simólogos italianos?

23 10 2012

Atento lector, por favor lea las siguientes líneas bajo la siguiente premisa: el estado actual de la sismología es tal que no es posible predecir un sismo. Esta es la noción que existe hoy entre los simólogos del mundo. Ello no quiere decir que sepamos poco o que nunca lo vayamos a lograra hacer. Sencillamente significa que, como suele suceder en la ciencia, nuestro conocimiento es aun limitado e imperfecto.

Vamos pues, ¿qué sucedió en Italia?

Estos son los hechos; este lunes 22 de octubre de 2012 seis científicos y un oficial del gobierno italiano fueron declarados culpables de homicidio culposo por hechos suscitados en vísperas del sismo de l’Aquila de magnitud 6.3 en el cual fallecieron 309 personas y fueron sentenciados a 6 años de carcel y obligados a pagar numerosas multas. Son: Enzo Boschi, ex-presidente del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) de Italia, Franco Barberi de la Universidad de Roma, Mauro Dolce, jefe de la oficina de riesgos sísmicos en el Departamento de Protección Civil en Roma, Claudio Eva, de la Universidad de Roma, Giulio Selvaggi, director del Centro Nacional de Sismología del INGV, Gian Michele Calvi, presidente del Centro Europeo para la Capacitación e Investigación en Ingeniería Sísmica en Pavia y Bernardo De Bernardinis, entonces vice-director del Departamento de Protección Civil.

Estos son más hechos; comenzando en octubre del 2008 se suscitó lo que se conoce como un enjambre sísmico. Un enjambre es un número de sismos elevado, comparado a la sismicidad de fondo usual, en una zona particular y mas o menos bien delineada del planeta. En este caso, Los Apeninos cerca del poblado de l’Aquila. Los enjambres ocurren con frecuencia en zonas tectónicamente activas y en las cercanías de volcanes. En el caso de l’Aquila se registraron 69 eventos en enero del 2009, 78 en febrero, 100 en marzo y 57 tan solo en los primeros días de Abril. Finalmente el 6 de abril sucedió el evento principal de magnitud 6.3 con las tristes consecuencias que ya relaté.

Si uno mira la cantidad de sismos (figura 1) es posible ver que se registra un número elevado de ellos antes del evento principal. Sin embargo, analizando todo el histograma, este tipo de incrementos se suscitaron numerosas veces durante el enjambre. Entonces ¿cómo decidimos cuándo emitir una alerta? La respuesta es simple y poco satisfactoria. No sabemos cuando. Es posible con algunos cálculos rudimentarios basados en la magnitud, el número y la ubicación de los sismos del enjambre, calcular la probabilidad de que suceda un sismo grande en tal o cual parte de una falla. Sin embargo esas probabilidades tienen una incertidumbre enorme, es decir aunque le ponemos un número, confiamos poco, muy poco en ese número. Aun cuando hay un aumento las probabilidades de un sismo mayor siguen siendo muy bajas. Por ejemplo, en el caso de l’Aquila aunque la presencia del enjambre aumenta la probabilidad de un sismo grande más de mil veces, esta probabilidad es menor a una parte en mil. Es decir el enjambre aumenta la probabilidad de un sismo de 0.0001% a 0.1%. ¿Qué hacemos con esta información? ¿Cómo la transmitimos? ¿Cómo actuamos cuando la recibimos? Estas son preguntas importantes sobre las cuales podría y deberíamos de pasar horas y días debatiendo.

Figura 1: Sismicidad durante el enjambre del 2009 y peligro sísmico en Italia. Fuente (http://www.nature.com/news/2011/110914/full/477264a/box/1.html)

Pero de regreso a los hechos. El 31 de marzo de 2009, seis días antes del sismo mayor se reunieron en l’Aquila científicos y burócratas, miembros de la comisión de riesgos para discutir que hacer ya que el enjambre tenia para entonces 5 meses de duración y la población se encontraba muy alarmada. Más aun por un charlatán que llevaba ya unos meses gritando y haciendo aspavientos prediciendo la fecha de un sismo mayor porque había emisiones “extrañas” de gas radón. Ninguna de sus predicciones fue acertada, por supuesto, pero logró alterar a la población de sobremanera (él no es culpable de nada de acuerdo a la justicia Italiana). Entonces pues, se dio esta reunión de emergencia de la comisión.

Las intenciones detrás de la reunión eran nobles, pero como dicen por ahí, el camino al infierno esta pavimentado con buenas intenciones, y durante la reunión se cometieron varios y harto graves errores. Primero, las deliberaciones fueron públicas entre los oficiales del gobierno y los científicos y no a puerta cerrada como usualmente son para luego tener una rueda de prensa y dar una respuesta coordinada. No se emitió un comunicado oficial y las minutas de la reunión no se organizaron si no hasta concluido el sismo. Sin embargo, sabemos que numerosas veces cuando los sismólogos fueron cuestionados tanto por los oficiales del gobierno como por los medios sobre la probabilidad de un evento mayor su respuesta consistentemente fue: “la probabilidad de un evento mayor es pequeña pero no podemos descartarla.” Correcto. Correctísimo. Sin embargo concluida la reunión y ya dispersos la mayoría de quienes la atendieron algunos oficiales de protección civil se dieron a la tarea de responder preguntas de los medios de manera informal.

A pregunta expresa sobre la seguridad del pueblo de l’Aquila los oficiales del gobierno respondieron con un sereno “no pasa nada” e hicieron a los reporteros saber que todo estaba bajo control y categóricamente negaron que pudiera suceder un sismo. Pero ¿cómo? Si solo unos instantes antes habían sido informados por los sismólogos (ahora culpables de homicidio) que era imposible determinar con prescisión que un sismo mayor fuera a suceder o no y mucho menos cuando o de que magnitud. Presionados aun más por los reporteros y ante la sarcástica pregunta de uno de ellos “¿Entonces ahora nos regresamos a tomar vino?” El representante de protección civil respondió en tono jovial “¡Claro! Y que sea un Montepelucciano” vino de la región de Abruzzo. Este (ahora también homicida) oficial del gobierno clara e inegablemente cometió un error. Él no es sismólogo, y no esta capacitado para hacer tales aseveraciones, su labor no es emitir predicciones de riesgo sísmico si no destilar la información que le dieron los científicos. Claramente erró y fallo en su labor como intermediario entre los científicos y la población. Los sismólogos también erraron pues esta cita (y otras igual de ridículas) se esparcieron por los medios italianos como un fuego en un pastizal y quizás debieron de hacer un esfuerzo mayor por atajarlas en los medios.

Pero pregunto ¿son estos errores suficientes para encontrar a alguien culpable de homicidio?

Otro punto, los sismos no matan, lo que mata son las estructuras al colapsarse sobre uno. l’Aquila es una ciudad del medievo con estructuras increíblemente antiguas. Tiene un historial sísmico riquísimo y hay recuentos de sismos en todos los capítulos de la existencia de la ciudad. El mapa de peligro sísmico del INGV (figura 1) coloca a l’Aquila en la zona de mayor riesgo. Es decir, desde hace siglos la sociedad italiana sabe y muy bien que esa zona de los Apeninos es un calderón tectónico que crepita constantemente. Entonces, con este conocimiento y con códigos de construcción modernos (como los que existen en Italia) quién, pregunto ¿quién tiene la culpa de no haber renovado estructuras antiguas, cuando durante décadas se les ha sabido precarias? ¿Los sismólogos? ¿Los oficiales del gobierno? o ¿La sociedad que habita en ellos?

Además, ante comentarios tan patentemente falsos como los del pobre oficial de protección civil, ¿no tienen los medios de comunicación la obligación de reconocer tan inocente falsedad y buscar otras fuentes de información para corroborar lo que se ha dicho? ¿Porqué dieron tanta credibilidad a comentarios como ese y no a las otras decenas de voces (entre ellas del INGV) que exigían precaución? ¿Por qué favorecieron el sensacionalismo? En mi humilde experiencia la mayoría de los reporteros de los medios de comunicación tienen nociones tristemente infantiles sobre los fenómenos naturales y procesos de la Tierra (por eso escribo aquí) y su conocimiento es más sobre mitos que sobre hechos científicos. ¿De quien es obligación capacitar a los medios de comunicación para que entiendan un poco de ciencias de la Tierra y que sepan comunicar?

Aun más, siendo Italia un país tectónicamente muy activo ¿no tiene la sociedad civil italiana que hacerse responsable de si misma? Hasta donde se no existían entonces y creo que aun no existen, protocolos ni a nivel federal ni a nivel local en l’Aquila para lidiar con una crisis sísmica. Siendo los terremotos tan pero tan frecuentes en ese país ¿No es obligación de la sociedad civil saber que hacer y como responder ante un sismo?

Mi intención con este soliloquio no es apuntar el cetro de la culpa hacia alguien en particular si no más bien para ilustrar lo que a mi parecer sucedió en Italia. El sistema fallo de forma catastrófica en todos sus niveles. Los que hacen ciencia no supieron como interactuar con sus oficiales de gobierno y con sus sociedad. El gobierno no supo como escuchar a sus científicos y como transmitir esa información a su sociedad. Los medios de comunicación fallaron en su obligación de comunicar a la sociedad la información de forma balanceada y de una pluralidad de fuentes y por último la sociedad civil, displicente, esperó que papá gobierno el dijera que hacer y se ocupó poco de prepararse.

Es pueril, calumniosos y una injuria de proporciones casi inimaginables lo que sucede en Italia. Como he expresado aquí, creo que se cometieron errores, pero culpar solo a los científicos y levantarles sentencias tan duras es una mofa, una pantomima de la justicia, son chivos expiatorios camino del matadero. Desconozco la confiabilidad del sistema de justicia italiano, pero conozco bien la propensión latina de juzgar primero con el corazón y no con la cabeza y la pasión con la que se siente el dolor de perder a un ser querido y sospecho que a estos hombres se les juzgó antes de poner pie en el tribunal. Italia es hoy un país mintiéndose a si mismo y negando que todos tienen aun mucho por hacer y que deben de trabajar juntos. Se ahogó el niño, y ayer lunes se tapó el pozo.

Italia fue un país pionero en geofísica, la primer revista de geofísica (Geofisica pura e aplicata) que data del siglo 19 y que existe aun como Pure and Applied Geophysics, se publico allí. Los primeros sismómetros y estudios vulcanológicos se dieron ahí, pero me temo que esta cuna de cultura y ciencia se encuentra hoy con el ojo mayugado. Hace 400 años, en Roma, Giordano Bruno murió en la hoguera por sostener que nuestro sol era solo uno de muchos y que debiera de haber otros planetas allá afuera. Hace 400 años Galileo fue sentenciado, en Roma, a arresto domiciliario a perpetuidad por defender el heliocentrismo, moriría aislado 9 años después. Es tragicómico lo que ha sucedido, es de risa loca y lágrimas. Como bien dice mi padre, el ser humano es el único animal que se tropieza con la misma piedra dos veces, y tres y cuatro…

Mis fuentes:

http://www.nature.com/news/2011/110914/full/477264a.html

https://www.nytimes.com/2011/10/04/science/04quake.html?_r=2&

https://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=italian-scientists-get


Acciones

Information

10 responses

23 10 2012
José García

Me parece excelente tu manera de describir este problema y las conclusiones a las que llegaste.
Saludos.

24 10 2012
Diego Melgar

Muchas gracias por leer.

24 10 2012
Brenda Ocampo

Hola Diego, justo ahora me encuentro en Roma leyendo tu blog. Me llama la atención la pregunta que te haces sobre el sistema de justicia en Italia; pues ésta desafortunadamente no funciona más. Lo sucedido es el resultado de una mala administración por parte del gobierno de Berlusconi; un ejemplo, la señorita Nicole Minetti ex “velina” (showgirl) e higienista dental de Silvio ahora es “consigliere regionale della Lombardía” que significa ser la consejera de una región, en este caso Milán. Existen muchos casos como éste donde la seguridad nacional, limpieza, administración son encargados a personas incompetentes. Seguramente el personal encargado de la comunicación social no fue elegido de acuerdo a sus capacidades intelectuales sino a sus contactos. Esto puede servir de ejemplo a otras naciones para conocer las consecuencias de otorgar el poder a la persona equivocada. Como comentario final te informo que después del sismo en L’Aquila no se han tomado medidas de mitigación y a la fecha no existen rutas de evacuación ni planes de zonificación de riesgos o al menos la población no lo sabe. Saludos!

24 10 2012
Diego Melgar

Gracias por leer! Y si, espero que de la tragedia tanto de los ciudadanos de l’Aquila como de los sismologos, aprendamos todos.

25 10 2012
Luis Antonio Dominguez

Hola Diego, está buenisima tu reseña de lo acontecido en Italia. Hay un dicho italiano que dice “Traduttore, tradittore” y este caso no lo podría describir mejor. El problema que tenemos de transmitir hacia la sociedad los resultados que se obtienen. Por una parte hay que entender la frustración de las familias que perdieron a uno (o más) de su miembros, al asumir no había ningún riesgo basados en las declaraciones hechas en la prensa. De las supuestas predicciones que se hacen todo el tiempo, empezando por nuestros querido Mayas. ¿Cuál es el papel de los sismólogos? simplemente decir, “no sé, no se pueden predecir, no me hagan preguntas, los reporteros no saben nada”. Ciertamente es un problema sumamente complicado y la sociedad espera este tipo de respuesta de nuestra parte. Actualmente la no le interesa saber de que está hecha la D” o que si el núcleo interno es anisotropico o no. Tal vez son preguntas importantes que en 200, o 300 años tendrán una utilidad práctica como las leyes de Maywell pero por el momento no son relevantes. Es una relación de perder y perder, familias que perdieron a alguno(s) de sus miembros, los científicos que perdieron su libertad y la comunidad sismólogica que perdió confianza en el sistema juridico.
La vida sigue y hay que aprender de esta experiencia…

25 10 2012
Diego Melgar

Totalmente de acuerdo Luis. Creo que lo que paso en Italia bien podria haber pasado en Mexico o en algun otro lado y tenemos que mirar con mucho detalle lo que sucedio y aprender algo de ellos. Saludos!

6 02 2013
Herz

Diego:
Aprecio el esfuerzo que has hecho por resumir las noticias que has leído, y debo elogiar el que no te pusieras a fundarte en artículos de medio pelo, que abundan. Leíste Nature y Scientific American que no son cosa baladí. No obstante, creo que cediste apresuradamente a la tendencia generalizada de los medios de comunicación a decir que la Procuraduría de Italia sentenció a los científicos sin ninguna base científica (sismológica) ni legal. Porque resulta que hay sismólogos y juristas en varias partes del mundo que concuerdan en que la Procuraduría tiene razón.
Consideremos el aspecto jurídico. En Italia, para que prospere una demanda por homicidio culposo (es decir no intencionado) se requiere de 3 elementos: que haya un daño, que haya una acción antijurídica (mencionada en el código Penal) y que se demuestre el nexo causal entre la acción y el daño. Los científicos y el funcionario del gobierno están en la cárcel porque se demostraron las tres cosas. El daño: unas 30 personas demandaron a la Comisión de los Grandes Riesgos (CGR) porque perdieron a sus familiares. La conducta antijurídica: el código penal Italiano tiene un artículo que tipifica el “homicidio por imprudencia”; por poner una analogía: en Italia tu no asesinas a un niño de 4 años solamente empujándolo hacia un carro en movimiento, también lo asesinas dejándolo en la calle jugando con el balón mientras tu lees un libro en la sala de tu casa; en el primer caso se trata de un homicidio doloso, el segundo, menos grave que el anterior, es un homicidio culposo. Parece justo. Nexo causal: las personas que demandaron demostraron que sus familiares tenían por costumbre, cuando sentían un leve temblor, salir corriendo hacia el bosque o a meterse dentro de sus carros. La noche del 5 de Abril hubo dos temblores pero ellos recordaron que Bernardinis había dicho que podían dormir tranquilos y dejaron la costumbre de tomar precauciones. Y ahora están muertos.
En Italia, el cometer un “homicidio por imprudencia” tiene una pena de hasta 12 años de prisión. El abogado pidió que les dieran 4 años, la Procuraduría les dio 6. Si mi madre o mi esposa hubieran muerto esa noche yo habría querido que los metieran presos los 12 años completos. ¿Y tu?
Todo lo demás, la ineficiencia del gobierno italiano, la burocracia, la frivolidad de los periodistas, etcétera, todo eso puede ser muy cierto, pero no es lo que cuenta en el proceso jurídico por homicidio.
Iba a considerar el aspecto científico (sismológico) del asunto pero ya me extendí demasiado.

6 02 2013
Diego Melgar

Gracias por tomarte el tiempo de escribir. Entiendo que hay una cadena lógica codificada en ley que se tiene que seguir para demostrar culpabilidad. Sin embargo estoy en desacuerdo contigo en que se haya demostrado un acción antijuridica pues los sismólogos dieron su mejor evaluación de los hechos considerando los datos disponibles. Si tu me preguntas a mi o a cualquier otro sismólogo si habriamos hecho una evaluación diferente, la respuesta casi segura de la mayoria es no. Un contraejemplo, si en Italia y en especifico en los Apeninos existen códigos de construcción estrictos porqué no es enjuicia también a los ingenieros y arquitectos responsables de la construcción de los edificios colapsados? No cometieron ellos tambien una falta por omisión? La respuesta es por supuesto que no pues los códigos de construccion son siempre incompletos y se remozan cada que aprendemos algo nuevo con un sismo. No se puede esperar que los ingenieros planeen contra absolutamente todas las eventualdiades. De la misma forma los simólogos trabajamos con información incompleta y damos nuestra mejor evaluación con esa ifnormación incompleta, nunca pretendemos que una opinión sismológica sea dogma y prediga el futuro. Eso corre, emn este triste caso, por cuenta de los medios que tornaron una opinion sobre lo que POSIBLEMENTE podia pasar en una aseveración de hechos. Como dije en el texto la falla es sistémica, no de un solo eslabón y es, a mi parecer, una cacería de brujas para no lidiar con el verdadero problema, que el sistema de prevención de riesgos en Italia esta roto y no funciona.

En fin, de nuevo gracias por tomarte el tiempo de leer y comentar evidentmente hay tela de donde cortar con este veredicto y espero que del debate surgan lecciones para todos. Saludos.

6 02 2013
Herz

Diego:
Gracias por contestar a mi comentario. El tema a mi me seduce mucho, tal vez poque no soy sismólogo ni abogado. Me gusta por que es un tema que, desde lo que he leído, veo que conecta el derecho con las así llamadas ciencias duras como la geología y la estadística; la psicología de masas con la política y la economía, etcétera. Me gusta esa interdisciplinariedad y a pesar de que no tengo la osadía para descartar de un plumazo tus autorizadas palabras de profesional del campo de la Sismología, si me inclino a no aceptar esa unanimidad que crees que hay entre los sismólogos acerca de este asunto.
Como siento que estoy dialogando con alguien que se toma el tema en serio, te voy a recomendar este artículo publicado en Nature y accesible en internet: “Check your legal position before advising others” de Willy Aspinal. Pero más que el artículo te recomiendo los comments, y entre ellos el debate entre John Vidale y Gino Lucrezi. A mí las palabras de Lucrezi sobre este asunto me sirvieron para definirme: a los de la Comisión de los Grandes Riesgos les dieron su merecido.
Estoy totalmente de acuerdo contigo en que a los ingenieros y a los políticos no se les ha hecho el debido juicio, si no jurídico (tal vez no se podría construir una demanda que cumpliera con los requisitos que antes mencioné) al menos si público. Que algo les cueste su imprudencia. Pero una cosa no quita la otra.
También concuerdo contigo en que es de esperar que de este debate surjan lecciones para todos. “it is salutary that scientists who have shouldered professional obligations voluntarily can find themselves legally exposed” (Willy Aspinal).
Saludos.

23 10 2014
probiotics foods

probiotics foods

¿Qué le sucedió a los simólogos italianos? | Develando las geociencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: